El grupo

El grupo 

 
Descargar En PDF

Traducción de literatura aprobada por la Confraternidad de NA.

Copyright © 1993 by Narcotics Anonymous World Services, Inc.

Reservados todos los derechos.

 

volver

Definición y propósito del grupo

Un grupo de Narcóticos Anónimos es una reunión de dos o más adictos en recuperación que se encuentran a una hora determinada y en un lugar fijo, con el propósito de recuperarse de la enfermedad de la adicción. Todos los grupos de NA, están ligados por los principios de los Doce Pasos y las Doce Tradiciones. Cada grupo tiene un propósito primordial: llevar el mensaje al adicto que todavía sufre.

Es importante recordarlo, para que los adictos que llegan a su primera reunión, puedan relacionarse e identificarse con los otros allí presentes. Una de las responsabilidades del grupo es la de mantener un ambiente de recuperación, tanto para la persona nueva que tiene deseos de dejar las drogas, como para los miembros que ya llevan algún tiempo. Queremos que el recién llegado se sienta bienvenido, porque todos recordamos el miedo y la desconfianza que sentimos la primera vez que fuimos a una reunión de NA, y lo agradecidos que estuvimos por esa primera sonrisa. Aprendimos lo mucho que podía aliviar nuestra soledad un simple abrazo dado con cariño. En realidad necesitábamos encontrar personas como nosotros, que hubieran pasado por lo mismo y que fueran capaces de entender nuestros sentimientos y nuestras experiencias. Desde el principio nos dimos cuenta de que cualquier adicto podía mantenerse limpio si seguía el ejemplo de otros miembros que vivían el programa de NA.

El grupo es el arma más poderosa para llevar el mensaje de esperanza y la promesa de liberarnos de la adicción activa. Todos los adictos son capaces de dejar las drogas, de perder el deseo de consumir y de descubrir una forma de vida nueva y mejor. En las reuniones oímos a otros adictos compartir sus experiencias, su valor y su esperanza de mantenerse limpios para ayudar a otros a hacer lo mismo. Descubrimos que el valor terapéutico de un adicto que ayuda a otro, no tiene igual. Nuestra experiencia ha demostrado que cuando asistimos regularmente a las reuniones, comienzan a desaparecer las sensaciones que antes nos perseguían y son reemplazadas por otras, tales como la esperanza, la alegría y la gratitud por la nueva manera de vivir que hemos descubierto a través de Narcóticos Anónimos. Y lo más importante de todo es que aquellos que siguen asistiendo a nuestras reuniones se mantienen limpios.

 

Tu grupo habitual

La elección de un grupo habitual y la colaboración con éste es parte importante de la recuperación. Es un grupo en el que te sientes cómodo y al que asistes regularmente. Podemos considerarlo como estar en casa: nos sentimos a gusto y es un puerto seguro donde recalar cada semana. Es allí donde llegamos a conocer bien a los demás, y ellos a conocernos a nosotros. A medida que vamos madurando juntos, crecen los lazos que nos unen.

Tenemos un compromiso con nuestro grupo habitual, y si alguna vez por alguna razón dejamos de asistir, nos echarán de menos. Es allí, además, donde celebramos los aniversarios del tiempo que llevamos limpios, donde hacemos verdaderas amistades —quizás por primera vez en nuestra vida— y donde aprendemos lo que es el respeto mutuo. Todo esto puede ser muy importante en nuestra recuperación.

A medida que los miembros van madurando, madura el grupo. Aprendemos a practicar los principios espirituales de Narcóticos Anónimos en todos los aspectos de nuestra vida. Aprendemos también a dividir y a compartir las responsabilidades para el crecimiento y el bienestar del grupo. Los miembros deberían tratar de ser conscientes de los problemas y dificultades a los que pueda enfrentarse su grupo habitual y estar dispuestos a ayudar. Es ahí donde votas, formando parte de la «conciencia del grupo», tanto los asuntos que conciernen a NA en general, como los que afectan el bienestar de tu grupo en particular. Los grupos se ocupan también de llevar el mensaje de recuperación a nivel de área. Es importante que todos aportemos algo, con un espíritu de colaboración y unidad, para el bien de NA en su totalidad.

 

La formación de un grupo

Para abrir un grupo ∗ , lo primero que se debe hacer es encontrar un local para las reuniones. Procura conseguir un sitio que favorezca un ambiente de recuperación y que tenga espacio suficiente como para permitir que el grupo crezca. Es importante que el local permita practicar la Sexta tradición: «Un Grupo de NA nunca debe respaldar, financiar ni prestar el nombre de NA a ninguna entidad allegada o empresa ajena, para evitar que problemas de dinero, propiedad o prestigio nos desvíen de nuestro propósito primordial.» Este principio de no afiliación, permite que el grupo desarrolle su propia autonomía. Una vez conseguido el local hay que establecer el día y la hora de las reuniones, hacer los arreglos necesarios para abrir y cerrar el lugar y preparar todo lo que haga falta. La Séptima Tradición dice que: «Todo grupo de NA debe mantenerse a sí mismo completamente, negándose a recibir contribuciones externas.» De acuerdo con esta tradición, se debe establecer un sistema para pagar el alquiler; los grupos de NA siempre tienen que autofinanciarse. Es mejor que dos o más miembros se hagan responsables de las tareas del grupo (abrir el local, hacer café, traer publicaciones, limpiar, etc.). Hay grupos que perdieron su lugar de reunión por no preocuparse de mantenerlo en buenas condiciones; pero si tratamos de dejar el sitio mejor de lo que lo encontramos, protegeremos entonces la atmósfera de recuperación y la buena reputación de Narcóticos Anónimos.

Si al principio el grupo tarda en crecer, ten paciencia. La experiencia demuestra que crecerá. También es posible conseguir apoyo a través del comité de área o de las regiones más cercanas, anunciando el grupo en otras reuniones o repartiendo volantes. Una vez que haya suficiente apoyo y participación, se hace una reunión de trabajo en la que se establecen formalmente los asuntos del grupo (nombre, formato, etc.) y se eligen los servidores. Aunque parezca que nos estemos ocupando del grupo de una manera un poco fría, no debemos olvidar que estamos sentando las bases para llevar a cabo nuestro propósito primordial. Nuestra responsabilidad, como miembros del grupo, es cuidar de NA y realizar una inversión para nuestra propia recuperación. Es un verdadero privilegio poder participar en nuestro grupo habitual.

 

Servidores de confianza

La Segunda Tradición dice: «Para el propósito de nuestro grupo, sólo hay una autoridad fundamental: un Dios bondadoso tal como pueda manifestarse en nuestra conciencia de grupo. Nuestros líderes no son más que servidores de confianza; no gobiernan.» Nuestros servidores son, pues, la columna vertebral del grupo, y su asistencia regular a todas las reuniones es extremadamente importante. Uno de los peligros que ha dañado a muchos grupos de NA o incluso los ha obligado a cerrar, ha sido la elección de personas no calificadas para servir o sin un historial de recuperación en nuestro programa. Muchas veces estas elecciones se parecían más a un concurso de popularidad, que a la selección de servidores de confianza. Las personas que desempeñan cargos en los grupos deben escogerse con sumo cuidado, debido a la responsabilidad de su posición y a los posibles efectos negativos que pueden ocasionar los malos servidores. Cumplir con las responsabilidades del servicio es muy importante. Los párrafos siguientes contienen una breve descripción de los servidores de cada grupo. (Para ampliar información se puede consultar El Manual de Servicio de NA.)

Según nuestra experiencia y como guía de orientación, creemos que los servidores tienen más éxito en el cumplimiento de sus tareas si poseen ciertas cualidades:

  1. Buena voluntad y deseo de servir.
  2. Tiempo de recuperación en NA. (Sugerimos un mínimo de un año de tiempo «limpio».)
  3. Comprensión, conocimiento y trabajo de los Doce Pasos y las Doce Tradiciones de NA.
  4. Participación activa en el grupo.

El secretario

El secretario tiene las siguientes responsabilidades:

  • Abrir y cerrar regularmente el lugar de reunión, ¡pase lo que pase!
  •  Elegir un moderador que lleve el mensaje de recuperación de NA.
  • Asegurarse de que se haga café, té, etc. en la reunión.
  • Llevar un registro de las reuniones.
  • Comprar publicaciones y otros materiales.
  • Fijar las reuniones de trabajo. El secretario tiene una gran responsabilidad y su cargo no debe ser tomado a la ligera. Es importante que los miembros del grupo estén dispuestos a ayudarlo, cuando éste solicite colaboración.

El tesorero

El tesorero es responsable de lo siguiente:

  • Pagar los gastos del grupo.
  • Llevar la contabilidad.
  • Respetar las decisiones del grupo sobre los gastos.

Mantener informado al grupo sobre la situación económica. Es conveniente que el tesorero tenga algunos conocimientos de matemáticas y que, al mismo tiempo, sea una persona responsable en sus propios gastos. Uno de los problemas más grandes que hemos tenido que enfrentar ha sido el mal empleo del dinero del grupo. Desaparecieron grandes sumas de dinero y estos abusos no sólo limitan la tarea de NA, sino que hieren profundamente la esencia de nuestra Quinta Tradición: «Cada grupo tiene un sólo propósito primordial: llevar el mensaje al adicto que todavía sufre.» El precio, en términos de recuperación, que suelen pagar los tesoreros que han abusado de sus cargos, a menudo es muy alto. Es evidente que la responsabilidad del tesorero es muy grande, por lo tanto se debe pensar muy bien al escoger la persona para este cargo. (Para ampliar información sobre las tareas que debe realizar el tesorero, se puede consultar El Manual del Tesorero.) 

 

Representante de servicios de grupo (RSG)

El RSG tiene las siguientes responsabilidades:

  • Asistir regularmente a las reuniones del comité de área.
  • Servir como miembro en este comité.
  • Servir como vínculo entre el área y el grupo.
  • Compartir las responsabilidades con el RSG suplente.
  • Tener actualizado el registro del grupo en la Oficina de Servicio Mundial (WSO). La faceta más importante de este servicio consiste en ser la voz del grupo. El RSG es el nexo entre el grupo y el resto de NA. Es el medio formal de comunicación que representa la conciencia del grupo en asuntos que atañen a otros grupos o a Narcóticos Anónimos en general. El RSG informa al grupo acerca de lo que pasa en NA a nivel mundial o a nivel de área, e informa al área sobre las actividades, logros o problemas del grupo. Es muy importante que el RSG no rompa esta cadena de comunicación.

Representante de servicios de grupo suplente

El cargo de RSG suplente es paralelo al del RSG, con la diferencia que es un servicio de dos años, el primero de los cuales consiste en preparse, para poder ser RSG durante el segundo. Es muy importante que el RSG suplente asista a todas las reuniones de área para aprender y ayudar al RSG. También actúa como RSG, en ausencia de éste.

 

Otras maneras de servir

Los servicios antes mencionados son cargos que se ocupan por un período de tiempo determinado. Pero hay otras maneras de servir a NA, por ejemplo como orador o moderador, servidores éstos, elegidos por el secretario del grupo. En los distintos grupos de NA del mundo, se emplean diferentes términos y hay distintas maneras de organizar las reuniones. La Cuarta Tradición nos garantiza la autonomía de cada grupo, siempre y cuando esto no afecte a otros grupos, o a Narcóticos Anónimos en general. Esta diversidad enriquece a NA y hace aumentar nuestra eficacia. Nuestro propósito primordial consiste siempre en llevar el mensaje al adicto que todavía sufre.

 

El moderador

El moderador de la reunión, que también puede llamarse líder, responsable de la reunión etc., debe tener deseos de compartir su experiencia, fortaleza y esperanza (cosas que se adquieren mediante la asistencia asidua a las reuniones). Es la persona responsable de mantener el ritmo de las intervenciones y de seguir el formato de la reunión. El moderador debe recordar que la reunión es de todos y debe abstenerse de hacer comentarios después de cada intervención. Suya es la responsabilidad de crear una atmósfera de recuperación. Aunque compartir los problemas sea necesario para la identificación, compartir las soluciones es necesario para la recuperación. El moderador debe tener siempre presente la idea de que estamos aquí con un objetivo específico: mantenernos limpios y ayudar a otros adictos a recuperarse de la enfermedad de la adicción.

 

El orador

El miembro que se elija para hablar en una reunión, debe ser alguien que viva y trabaje el programa de recuperación de NA: los Doce Pasos y las Doce Tradiciones. En las áreas en las que no hay demasiados miembros de NA con suficiente tiempo limpio y experiencia con los pasos y las tradiciones, puede ocurrir que algún grupo inexperto malinterprete las tradiciones e invite a oradores ajenos a NA. Hay varias maneras de evitar esta situación. Por ejemplo, sabemos por nuestro Texto Básico, que hay miembros de otras áreas que están dispuestos a venir desde lejos para apoyar a los nuevos grupos. El orador ayuda a cumplir nuestro propósito primordial: llevar el mensaje de recuperación al adicto que todavía sufre. Cuando hablemos en una reunión de NA, debemos asegurarnos de llevar un mensaje claro de recuperación al identificarnos como adictos que nos estamos recuperando de la enfermedad de la adicción. No es necesario que nos extendamos demasiado al contar nuestro período de adicción activa o nuestras «aventuras», todos sabemos lo que es consumir drogas. Acudimos a NA para dejar de tomarlas, y estamos aquí para compartir nuestra experiencia, nuestra fortaleza y nuestras esperanzas de recuperación.

+ + + + + + + + + + + +

Mensaje para los nuevos grupos de áreas que recién comienzan: Según nuestra experiencia, las reuniones de estudio de los Pasos y de la literatura en general son un comienzo muy beneficioso para el crecimiento de los miembros. Te animamos a que lo hagas lo mejor que puedas, con amor y compañerismo, y a seguir viniendo porque ¡ESTO FUNCIONA! Nuestra gratitud habla… cuando nos preocupamos por los demás y cuando compartimos con otros a la manera de NA.

Eventos y Actividades